Archivo de octubre, 2011

Accesorios: La Rueda

Publicado por Hikari-chan El 24 - octubre - 2011

Rueda de 14cm de Plástico. Tamaño Ideal para Hamster Ruso.

Como todos sabemos, los hamsters son animales cuyo metabolismo es muy rápido. Por lo tanto, necesitan realizar una gran actividad: un hamster necesitará correr en torno a 8km diarios para mantenerse sano. Realizar todo este ejercicio diario es complicado, por eso, una rueda para que nuestro pequeño corra es indispensable.

Rueda de Madera. Foto tomada por Mai.

Ahora que sabemos que la rueda es necesaria, necesitamos saber qué rueda es mejor. Hay muchísimos tipos de rueda: de metal, de madera, de barrotes, de plástico, de pie, de pared, horizontales… Principalmente debemos tener 2 cosas claras antes de comprar nuestra rueda:

1- Debe de ser adecuada al tamaño de nuestro hamster. Si utilizamos una rueda demasiado pequeña, el animal se doblará la espalda y se hará daño. Al poco tiempo dejará de usar la rueda y no hará el ejercicio que necesita. Así mismo, si la rueda es demasiado grande, puede resultar muy pesada para nuestra mascota y que no sean capaces de moverla. Los tamaños adecuados son: para hamster sirio 19cm de diámetro mínimo, (ruedas mayores, de entre 24-27cm son también aptas) y para cualquier otra raza 12cm de diámetro mínimo.

Rueda de 14cm Demasiado Pequeña. Foto tomada por Mai.

2- La rueda deberá ser segura para los pequeños. Al correr, el movimiento de sus patas es muy rápido y ni ellos mismos son ca

paces de controlar donde están pisando. Por esto, las ruedas de barrotes o rombos son peligrosas para nuestras mascotas. Es muy fácil que se enganchen las patas y queden atrapados, que al correr se vayan rozando los tobillos y se hagan heridas  o incluso que lleguen a romperse una pata al colarse entre los barrotes.

Una vez salvados estos problemas, cualquier rueda puede servirnos. Desde aquí podemos aconsejaros varias cosas para que encontréis la rueda adecuada.

Rueda silenciosa. Foto tomada por Mai.

1- La rueda debe ser silenciosa. Una rueda que haga mucho ruido terminará por estresar a nuestra mascota. El traqueteo continuo y diario afectará a sus nervios volviéndolo cada vez más asustadizo.

2- Es recomendable que sea una rueda abierta. Hay algunos modelos, que al igual que las bolas de paseo, son cerradas. Estas ruedas tienen el inconveniente de tener una escasa ventilación y sumado a la cantidad de ejercicio que harán nuestros pequeños pueden llegar a ocasionar problemas de falta de oxígeno en nuestras mascotas.

Rueda de Malla Metálica. Foto sacada de http://www.stockphotos.mx

3- Es recomendable que sean fáciles de limpiar. Algunos hamsters (sobretodo las hembras en periodo de celo) manchan mucho las ruedas en las que corren. Por esto, es recomendable que tengamos ruedas de fácil limpieza para mantener la higiene de nuestros pequeños. En estos casos, las ruedas de madera no son recomendables para las hembras precisamente porque las manchan con mucha más facilidad.

Rueda de Metal de Barrotes. Peligrosa por los Enganches de Patas. Foto sacada de http://veterinariacentral .galeon.com/hamster2.htm

4- Que tengan una resistencia moderada. La rueda debe girar acorde a la fuerza que ejerzan nuestras mascotas. Si la rueda tiene mucha resistencia y gira con dificultad, nuestro hamster no será capaz de moverla. Si por el contrario la rueda no tiene ningún tipo de resistencia o tiene algún peso que la ayude a girar, cuando nuestra mascota se detenga saldrá despedida de la rueda con el correspondiente riesgo de golpearse y sufrir un accidente.

Rueda de 19cm de plástico duro. Aunque parezca grande, cuando el Sirio crezca sera del tamaño ideal.

5- Las ruedas horizontales son más recomendables que las verticales. Estas ruedas se asemejan más a las cintas de andar que nosotros utilizamos, y un factor muy importante, no limitan la visibilidad de nuestras mascotas (no tienen delante de la cara la superficie de la rueda sino que ven más allá). El problema de estas ruedas es que ocupan mucho más espacio, y no debemos dejar a nuestras mascotas sin sitio por el que moverse en su jaula.

6- A la hora de colocar las rueda debemos tener en cuenta que no debe rozar las paredes de la jaula. Con el peso del animal, las ruedas más endebles terminan por doblarse y por rozar la base de la jaula, provocando rozamiento con la base de la jaula.

Rueda Horizontal. Foto tomada por Mai.

7- Las ruedas de plástico son las más recomendables. Estas ruedas cumplen casi todos los requisitos: pesan poco y pueden moverlas con facilidad, son económicas, hay tanto horizontales como verticales, son fáciles de limpiar, las hay de diversos tamaños y en la mayoría de casos son de superficies lisas y no barrotes.

Ahora que ya conocemos las nociones básicas, debemos ser nosotros los que decidamos cual es la rueda más apropiada para nuestras mascotas.

Foto Colgante Cerrada.

Las crías

Publicado por Staff Más que Hamsters El 6 - octubre - 2011

Ahora que por fin nuestra madre ha tenido las crías, veremos que cuidados necesitan.

El crecimiento de las crías.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que bajo ningún concepto debemos tocar a ninguna de las crías. Si cambiamos su olor corporal la madre las tomara por intrusas y no dudará en matarlas. Una vez sabemos esto, veamos que es lo que sí podemos hacer.

Foto tomada por Arratetxu.

1 – No os preocupéis por cuántas son. Si están bien, la naturaleza es sabia y sabe lo que hacer cuando una cría no ha nacido como debe. Ni os culpéis ni os sintáis mal, son cosas que pasan y la madre sabe de sobra como solucionarlo. Las que estén bien saldrán adelante si le ayudáis a la madre en todo lo posible: con comida extra, sin interferir para nada en la jaula ni en el nido y dejándola lo más tranquila posible.

2 – La media de nacimientos está entre 6 y 12 crías por embarazo, pudiendo ser más o menos en contadas ocasiones. Nada más nacer, los bebés son rositas, ciegos y lo que hacen es patalear para intentar meterse en el centro de la camada y darse calor, dar grititos para llamar a la madre cuando no está encima de ellos y mamar todo lo que pueden, o lo que sus hermanos les dejen.

 3 – Los 2 primeros días es casi mejor que ni intentéis verlos. Si aún así queréis comprobar que todo va bien, podéis intentar invitando a la madre a salir a despejarse un rato, pero eso sí,  muy bien vigilada, que en este momento su único pensamiento es buscar un lugar aún más protegido para las crías. Si quiere y se pega un paseito por la casa (para esto necesitáis que la hembra os tenga mucha confianza, sino no se alejará del nido), cuando veáis que está lejos (que ella no os vea cerca del nido), podéis intentar levantar la tapa de la casita o acercarse al lugar donde tenga las crías, sin tocar nada con los dedos. Si necesitáis mover algo, poneos guantes o tocar con una cuchara o algo que os ayude a no dejar vuestro olor. podéis mirar un poquito por encima sin tocar apenas nada y dejarlo todo como estaba para que cuando vuelva mamá no se enfade. Hay casos en que la madre ha conseguido escapar de la jaula, y sin saber muy bien cómo, ha trasladado a todas las crías a un nuevo nido escondido en la casa, por eso es tan importante que vigilemos que no pueda escapar. En estos casos, deberemos asegurar el nuevo nido para no tener disgustos o intentar trasladar de nuevo a la madre y a sus bebés a su antigua jaula sin dejar rastro de nuestro olor en las crías: nada de tocar con las manos desnudas.

Mamá Agotada Cuidadndo de sus Bebés. Foto tomada por Mai.

4 – Los siguientes días y hasta el destete seguiremos con la misma rutina: si queréis ver a los cachorros (recordad que no podemos tocarlos), debemos alejar un poco a la madre (nunca la obliguéis, que sea ella la que quiera salir a dar un paseo fuera de la jaula). Que tenga siempre comida en abundancia, pero no pongáis nada que se pueda poner malo o quitárselo cuando veáis que no come más. Y recordar darle a la madre proteínas extra para que le llegue la leche hasta el final ya que según van creciendo los cachorros le pedirán más y la pobre puede acabar exhausta.

5 – El tercer día empezaremos a notar cambios en los bebés: empiezan a oscurecerse los que tendrán el pelito oscuro, empiezan a cambiar el color. La madre intentará esconder lo máximo posible a las crías rodeándolas de papel y heno, o lo que tenga a mano.

6 – Sobre el quinto día, si todo va bien, la madre empezará a relajarse un poco, ya que ha estado 5 días si parar la pobre y estará muy cansada. La veremos que sale más del nido y los deja un poquito más solos. Volverá a usar la rueda para desestresarse y notaremos que ha adelgazado bastante. Es normal ya que entre el contraste del embarazo y la grasa que se ha convertido en leche, aparentará estar mucho más delgadita.

7- Sobre la semana de vida ya se tendrá claro casi el color del que van a salir los hamsters. Ahora pedirán comer más que antes puesto que son más grandes (habrán duplicado su tamaño a cuando nacieron) y tienen más fuerzas hasta para gritar si la madre no acude a atenderlos. En los próximos días ya empezarán a comer sólidos: la madre les traerá comida fresca que ellos ya son capaces de masticar y digerir.

Mamá Trasladando a su Cría. Foto tomada por Arratetxu.

8 – Sobre el día 10 empiezan a querer salir del nido solitos y veremos como la madre lo evita: va corriendo a buscarles y meterles de nuevo dentro. Sólo si la madre os tiene confianza, os conoce bien y ya se encuentra más relajada se puede empezar a tocar a las crías, pero ojo, sólo si veis que la madre os deja, porque sino es así, existe peligro de que la madre los rechace: no les quiera dar de mamar o al notar un olor extraño se coma a las crías. Por esto mismo es necesario ganarte a la madre mucho antes de la crianza.  Iréis metiendo la mano poco a poco delante de ella viendo cómo reacciona.

9 – Sobre el día 12, en sus correteos, los pequeños encuentran la esquina donde mami hace pipí y ¡aprenden enseguida! Eso sí, la madre va detrás de ellos y no les deja hacer nada, a pesar de que ya van solitos a buscar la comida. Sobretodo les encanta la comida fresca, que está más blandita. Cuando ya empiecen a comer por sí solos debemos aumentar la cantidad de comida ya que veréis que desaparece rapidísimo y podrán empezar las peleas entre ellos si no tienen suficiente.

Cachorros comiendo solitos. Foto tomada por Mogli y Sura.

10 – A la segunda semana de nacidos, la madre les dejará salir del nido a sus anchas. Es increíble ponerles comida y verlos salir todos en tropel a comérsela haciéndola desaparecer en pocos minutos. A esta edad y hasta que tengan alrededor de 3 meses, no suelen tener el hábito de dormir de noche: duermen durante día y noche y corretean durante día y noche. ¡y es el momento en el que empiezan a abrir sus ojitos! También empiezan las pequeñas peleas entre hermanos. Siguen mamando pero como ya salen solos a comer ya no protestan llamando a la madre como antes. Si se les pone un bebedero bajito aprenderán rápido a beber de él y podemos poner varias ruedas pequeñas mucho mejor, porque empezarán las peleas por correr en ellas, ¡incluso utilizarán la de la madre!

11 – Sobre el día 18/20 la madre puede que traslade el nido para dormir ella sola. Las crías le agotan y necesita descansar, aunque ellos seguro que la buscan fuera. Por estas fechas ya se puede limpiar la jaula sin problemas, y si ha habido confianza y toqueteos días antes, también podemos hacerlo. Las crías ya escalan por los barrotes y ¡cuidado! se pueden escapar si los barrotes no son lo suficiente estrechos. A estas alturas han triplicado el tamaño que tenían al nacer y ya están casi listas para independizarse.

El destete:

Macho Recién Destetado. Foto tomada por Mai.

1 – Hasta que no cumplan 21 días no se les puede separar de la madre, incluso se puede esperar a que la madre empiece a rechazarlas, pero no demasido tiempo ya que puede llegar hasta atacarlas. En ningún momento debemos mantenerlas con la madre más del mes de nacidas. El tiempo promedio del destete es 25 días, entre 21 días y 1 mes desde el nacimiento.

2 – Entre el mes y el mes y 1 semana hay que separar a las hembras de los machos ya que pueden empezar a aparearse entre sí. Y a partir del mes y medio ya pueden empezar las peleas fuertes por lo que hay que buscar una jaula por cada individuo. Entre los 30 y 35 días se aprecia muy bien la diferencia del sexo en hamsters sirios.

Hembra Recien Destetada. Foto tomada por Mai.

3 – Pasado este tiempo, podréis entregar a las crías, a poder ser, a familias que sepáis que las van a cuidar, y a poder ser también uno solo por familia (si son más necesitarán una jaula por cada uno) y con la información necesaria para introducirse en el mundo del hámster, tan desconocido para la mayoría.

Una vez entregadas a las crías, si están en familias cercanas a las nuestras, podremos ver como van creciendo. Eso sí, si decidimos quedarnos alguna apreciaremos como la que se quedó con nosotros crece mucho más rápido que las demás. Esto ocurre porque no sufre el estrés de una nueva casa con gente y olores nuevos y extraños a los que acostumbrarse. No debemos preocuparnos, es completamente normal.

Así mismo, debemos recalcar la diferencia entre adoptar un hamster de una familia y comprar uno en una tienda. Los animales que han nacido en familias están acostumbrados a ruidos cotidianos y al olor y el contacto con las personas. Si los adoptamos siendo muy pequeños (siempre después del destete, por supuesto) serán mucho más sociales que si los compramos a la misma edad. Un hamster comprado con menos de 3 meses será asustadizo y rechazará todo tipo de contacto con las personas hasta que aprenda que no son enemigos.

En Más que Hamsters recomendamos no comprar hamsters con menos de 3 meses.

Artículo escrito por: Maider Moreno.

Artículo corregido por: María Baños y Hikari-chan.

Apareamiento, embarazo y parto

Publicado por Staff Más que Hamsters El 5 - octubre - 2011

Apareamiento:

Como Diferenciar los Sexos.

1 – Previamente nos habremos asegurado 100% que la hembra es hembra y el macho, macho. No os fiéis de lo que os dicen en las tiendas ya que suelen decirlo al azar. Teniendo claro quien es la hembra deberemos estar atentos a sus periodos de celo, que es cada 4 días y suelen desprender un olor característico y a veces oscurecer algo el pis.

2 – Si no se aprecia a simple vista una vez que tienen la edad adecuada,  podemos juntar a la hembra con el macho siempre en un terreno neutral, nunca en la jaula de la hembra ni en la del macho. Deberá ser un sitio donde no se puedan escapar y tendréis que estar alerta ya que en un segundo se puede armar una pelea. Aconsejamos ponerse un guante por si necesitarais separarlos no os llevéis un mordisco. No hace falta esperar a la pelea, si el macho persigue a la hembra y ésta intenta escapar y no se queda quieta con el culo levantado es que no está en celo. En este caso, metéis a cada hamster en su jaula y probáis al día siguiente.

Foto tomada por María.

 Cuando la hembra está en celo no tarda mucho en quedarse quieta y dejar que el macho le chupe el “culete”. Una vez que la hembra acepta al macho les podéis dejar el tiempo que queráis, siempre con supervisión vuestra, ya que una vez que la hembra se canse no dudará en atacar. La cópula dura apenas segundos aunque lo repetirán muchas veces. Dejándolos más tiempo juntos tendrán más posibilidades en quedarse embarazada.

3 – Una vez terminado esto cada uno a su jaula y “si te he visto no me acuerdo”. No los volváis a juntar ya que si la hembra se ha quedado embarazada estará más agresiva de lo normal y no permitirá que ningún macho se le acerque durante el embarazo y después.

4 – En el primer intento es bastante habitual que la hembra no quede embarazada. Pasadas las 2 semanas de espera, si no se ha quedado, se puede volver a intentar repitiendo los puntos 1 y 2.

Embarazo:

Primera Semana de Embarazo. Foto tomada por Mai.

1 – A partir de que vuestra hembra se quede embarazada necesitará un relax absoluto. Si quiere salir de la jaula, la sacáis, sino, no la obliguéis. Hay que tratarla como a una reina para que esté tranquila y feliz de la vida. No la toqueteéis demasiado, no se vaya a caer, ni arriesgarse a que se escape, ya que seguro querrá buscar un nido más grande donde traer a su camada y puede que no la encontréis tan fácilmente.

2 – La primera semana apenas se notan cambios, aunque necesitará más comida de la habitual y proteínas. Puede que se encuentra algo más nerviosa y utilizará más la rueda, la cual será súper necesaria, y debemos comprobar que la usa a gusto, sin ruidos, sin golpes… La segunda semana la notaremos más nerviosa, más movida y que cambia el nido de sitio una y otra vez  hasta que sienta que ha encontrado el lugar adecuado.

Hamster Embarazada con Forma de Pera. Foto tomada por Mai.

Debemos comprobar que el nido está en un lugar que no represente un peligro para las crías en el momento que ya puedan caminar por si solas. Ofrecerle heno extra y papel blanco de cocina sin colores ni olores para poder hacerse el nido. Además, notaremos 2 bultos alrededor del lomo, que es donde se alojan las crías. A partir de ahora comenzará a vérsela con forma de pera característica de las hamsters embarazadas. Si quiere salir de la jaula dejarla salir siempre con supervisión y tratándola con un cuidado extremo. Darle más proteínas extra.

3 – Cuando lleguemos a los 2 días antes de los 16 días de concepción, debemos limpiar la jaula, ya que luego no la podréis tocar para limpiar ni para nada hasta el destete de las crías. Es importante intentar conservar el nido para no estresarla mucho y dejárselo en el mismo lugar, con el heno y el papel que ya lleva su olor.

4 – El parto se suele dar entre los 16 y 18 días de embarazo.

El parto:

Crías Recién Nacidas. Foto tomada por Arratetxu.

1 – Intentar no molestarla en absoluto. Podéis estar cerca por si notarias algún problema poder llevarla a urgencias de inmediato, pero sin molestar en absoluto. Es más, si no os ve casi mejor, no tendrá que estar pendiente de si te acercas o no. Necesita soledad absoluta y mucha tranquilidad. No debemos ayudarla, ella sola podrá hacerlo. Así mismo, es recomendable no estresarla mientra da a luz: nada de vídeos o flases de cámaras.

2 – Cada cría que nace, la hembra la recoge para limpiarla de sangre y restos de placenta. Es increíble ver cómo después del parto casi no queda ni rastro de sangre ni de lo que ha pasado ahí.

3 – Necesitará extra de proteínas puesto que ha sido un gran esfuerzo y necesita recuperar fuerzas, y a la vez dar de mamar a las crías.

Artículo rescrito por: Maider Moreno.

Artículo corregido por: María Baños y Hikari-chan.

Antes del apareamiento

Publicado por Staff Más que Hamsters El 4 - octubre - 2011

 Hacer criar a nuestras mascotas es algo que a los seres humanos nos encanta. Es un poco como jugar a ser Dios y ver actuar a la naturaleza en vivo y en directo nos atrae sobremanera.

Hamster Sirio en Celo

En animales grandes nos lo pensamos mucho porque no sabemos si los vamos a poder colocar a otras familias, y acarrea un cargo económico muy grande, aparte del moral (¿encontraré buenas casas?) y peligro real para tu mascota, por lo que se tiende a esterilizar a nuestras mascotas para prevenir esto y que además no sufran (o al menos se debería).

Con los hamsters es otro cantar: no hay gastos para nada (aunque no es cierto, es lo que se presupone), es rápido y la mayoría de veces no presenta problemas a nuestra mascota (no tememos perderla en el parto, etc), y colocarlos a familiares y amigos en un principio parece más sencillo, y sino siempre está la opción de regalarlos a una tienda (aunque es más difícil de lo que se piensa y lo desaconsejo, a saber como los venden, de 2 en 2, y que jaulas aconsejan, comida para serpientes, etc). Nada más lejos de la realidad, aunque la probabilidad de que salga bien sin mucho esfuerzo por parte del dueño existe, también hay grandes riesgos y un porcentaje alto de que algo o casi todo salga mal. Vamos a intentar exponer lo que se aconseja y desaconseja hacer antes de plantearse hacer criar a su parejita de hamsters.

Cosas a tener en cuenta antes de que nuestra pareja se aparee:

1 – Asegurarse que la pareja de hamsters no son familia entre sí, ni hermanos, ni madre/hijo, ni padre/hija… ni nada que les una algún lazo de sangre. Los problemas de consanguinidad pueden acarrear malformaciones en las crías, problemas en el embarazo y parto, crías que parecen sanas pero con el tiempo generan enfermedades espontáneas o incapacidades para procrear… entre otras cosas. Si en la tienda estaban en la misma jaula, da igual lo que os digan, es preferible adquirir cada espécimen por separado y si se puede, en tiendas y ciudades diferentes.

2 – Necesitamos 2 jaulas de 60-70 cm mínimo de largo, independientemente de la raza de hamsters que tengamos. Esto es fundamental para evitar el estrés del los hamsters, y por supuesto 1 jaula para el macho y otra para la hembra, ya que nunca podrán vivir juntos en la misma jaula: ni antes de aparearse, ni durante, ni después. Cada jaula contará mínimo con el sustrato adecuado, bebedero, rueda, casita donde hacer su nido y poder esconderse, recomendando el de la hembra tenerlo en la planta baja para que las futuras crías no se caigan de un piso al suelo. Es importante que la hembra tenga donde esconder a sus crías, así se sentirá más segura.

3 – La rueda deberá ser del tamaño adecuado al hamster ya que la tiene que usar sí o sí, y con mayor razón en época de crianza puesto que la madre necesita descargar la adrenalina que no puede por dar de mamar a los peques. Esto, que parece una tontería, es sumamente importante si no queremos tener una hembra estresada que pueda verse superada a la hora de sacar su camada adelante.

4 – Hará falta una jaula extra para cuando tengamos que separar a las crías de la madre, y si no se dan pronto en adopción, en el intervalo de 1 semana necesitaremos otra más para separar hembras de machos. Hecho a tener muy en cuenta porque son gastos extras a prever.

Foto tomada por Mai

5 – La comida debe ser la adecuada y no puede faltarle, y menos en época de apareamiento, ningún alimento importante (su pienso y frutas y verduras adecuadas cada 2 días), añadiendo además, proteína extra para que la hembra pueda generar leche. Darle a la hembra más comida de la que normalmente se le de, que note que abunda y no sufra por una “posible falta de alimento”.

6 – Tener confianza con tu hembra. No es recomendable hacer criar a una hembra recién adquirida puesto que no sabemos si ya viene embarazada, es demasiado pequeña o la posibilidad de que venga con alguna enfermedad, y lo más importante, está adaptándose a este gran cambio de hogar, que para los hamsters produce mucho estrés. Separarlos de su madre, o de donde han estado viviendo a saber en qué circunstancias, con otros hamsters, peleándose y necesitando demostrar poder… Necesitará mínimo 2/3 meses para adaptarse a su nuevo hogar, a vuestro olor, a su jaula… Esto le dará confianza y no tendrá porqué estar nerviosa ya que conocerá vuestras voces, sabrá que no le vais a hacer daño y ¡que le dais de comer! Ganárosla antes para que esté tranquila. Este punto es casi uno de los más importantes, sin despreciar ninguno de los anteriores, pero una hembra tranquila con sus dueños y con confianza podrá ser una gran mamá.

7 – Esperar a que la hembra cumpla al menos 5 meses. Desde los 6 meses hasta el año es la franja de edad más adecuada para que las crías vengan sin problemas. No hacerla criar más de 2 veces en su vida y entre camada y camada dejar 3 meses de recuperación ya que el parto y crianza de los pequeños conlleva mucho desgaste para las hembras.

8 – Plantearse siempre el peor de los casos: que la hembra tenga problemas en el parto y tener que llevarla de urgencias a un veterinario de exóticos, que alguna cría venga mal y tener también que llevarla a un veterinario de exóticos, no poder colocar a las crías y me tener que quedarse con alguna o varias teniendo que comprar una jaula de mínimo 50cm extra… Todo esto son gastos extra que debemos asumir si algo pasara. Debemos poder afrontarlos ya que después será demasiado tarde y no valdrá decir “es que estoy muy mal económicamente” ya que entonces la respuesta sería “entonces no haberte arriesgado a traer crías al mundo si no eres capaz de ayudarlas a salir adelante”.

Si no se cumplen TODOS los puntos sin excepción, no aconsejamos que os arriesguéis ya que si algo sale mal es muy desagradable y difícil de entender cosas como que la madre se coma a las crías, las abandone y no les de de mamar, que la hembra/macho mate a su pareja… Cosas todas que están en su naturaleza y para ellos es lo más normal y son reacciones lógicas a descuidos y desconocimientos nuestros.

“He hecho todo bien y aun así ha salido mal” – Instinto de supervivencia:

Los hamsters, como todo animal, tienen ciertos instintos que son casi imposibles de evitar. Por mucho que “te quiera”, si le aprietas y le haces daño te va a morder, son escapistas natos y, aunque estén “encantados” en su jaula, les gusta explorar y buscar nuevos escondites.

Respecto a las crianza, la naturaleza es tan sabia que cuando un cuerpo no se encuentra con “fuerzas” suficientes de albergar muchas crías ese mismo cuerpo tiende a reabsorber a los fetos que quizá no se “vea” capaz de sacar adelante. Esto pasa hasta en humanos, aunque en muy contadas ocasiones ya que son pocas las probabilidades de embarazos múltiples.Por esta misma razón hay veces que nacen más crías o menos: dependerá de la alimentación, edad de la hamster, genes o problemas de gestación, entre otras posibles razones.

Una vez que llega el parto, si se la deja a la hembra muy tranquila, la probabilidad de que todo salga bien aumenta, pero siempre puede haber casos de crías muertas al nacer, muy débiles, con algún defecto… a lo que la madre reaccionará según su instinto. Las puede abandonar o incluso llegar a comérselas, según las necesidades que tenga (falta de alguna vitamina, proteínas para la leche, que se sienta débil y necesite fuerzas…).

Foto tomada por Mai

La probabilidad de abandono o canibalismo permanecen hasta que se produce el destete, por las mismas variantes anteriores además de nuevos peligros como que alguno crece sin fuerzas, se enferma, algún defecto genético… o por causas externas, como por ejemplo, que alguien toque a las crías antes de tiempo, dejando un olor que para la madre no es de su cría y tomará como un peligro para ella y las demás, por lo que la matará. Otro ejemplo, si la madre nota peligro o no está tranquila, el estrés puede llevarla a decidir que su camada no va a salir adelante, por lo que podrá matar a las crías o abandonarlas.

En la naturaleza, una madre necesita fuerzas y tranquilidad para poder procrear muchas camadas futuras, y el sacrificar esta camada es la mejor solución para seguir adelante con la vida. Llamarlo instinto o llamarlo supervivencia. Se puede intentar evitar, pero siempre puede suceder. Si decidís hacer criar a vuestra parejita de hamsters tenéis que tener ésto último muy claro, saber afrontar la situación, ya que en caso de que suceda no es nada agradable y verlo como algo “normal”, y entender que es parte de su naturaleza. Por eso, hay que tener muy claro que  el tema de la crianza de los hamsters no es un juego. Si no se acepta esto y se afronta con la madurez y el conocimiento necesarios, a sabiendas que puede pasar, mejor no intentarlo.

Después de cumplir TODOS Y CADA UNO DE LOS PUNTOS EXPLICADOS ANTERIORMENTE, hemos decidido seguir adelante. Veremos qué hacer y cómo hacerlo de la mejor manera posible para intentar que todo salga bien.

Artículo escrito por: Maider Moreno

Artículo revisado por: María Baños y Hikari-chan

Vídeo

Etiquetas

About Me

hikari@masquehamsters.com chuby@masquehamsters.com

Twitter

    Photos

    Sin título-5Sin título-1la caza del maízDSCN3614DSCN3612DSCN3611DSCN3609DSCN3610